Benito Juárez decide cancelar los pagos al extranjero, por lo que Francia, descontenta por esto, decide invadir y dominar al pueblo mexicano.

La ciudad de Puebla se hallaba defendidas por unos 4,000 hombres al mando del General Ignacio Zaragoza, quienes fortificaron los cerros de Loreto y Guadalupe. En la mañana del 5 de mayo de 1862 aparecieron las tropas invasoras que avanzaron contra los fuertes, pero fueron recibidos por las descargas de los soldados mexicanos, los valientes indios zacapoaxtlas que lucharon cuerpo a cuerpo hasta derrotarlos.

Esta gloriosa acción de las armas mexicanas, tuvo mayor mérito por haber derrotado al ejército fránces, que era valiente y aguerrido. Con esta batalla se escribió una brillante página  en la historia de México.