Unos bárbaros emigrantes del norte dirigidos por Ce Acati Topiltzin Quetzalcóatl se establecieron en el Valle del Mezquital, fundando la ciudad de Tula en el Estado de Hidalgo.

Construyeron edificios adornados con hermosas esculturas de piedra como el templo de Tlahuizcalpantecuhtli conocido como de “Los Atllantes”

Eran buenos orfebres, trabajaban el oro, la plata y el cobre. Hilaban y tejían algodón elaborando telas multicolores.

Algunos grupos adoraban a Tezcatlipoca, dios de la guerra. Los agricultores veneraban a Quetzalcóatl.

Los militares, artesanos y comerciantes adquirieron mucha importancia. Lo campesinos descontentos abandonaron Tula, terminando así la cultura Tolteca.