México es un país de tradiciones. Destaca  entre éstas el festejo de “Muertos”. Los días 1 y 2 de Noviembre se festeja a todos los Santos y a los Fieles Difuntos. Las ofrendas se engalanan con platillos que gustaban a los que emprendieron el viajes al más allá. Calaveras de azúcar con su nombre, dulce de calabaza y pan de muertos, papel picado con colores llamativos y acomodado todo esto artísticamente,  algo más, las llamadas “calaveras”, versos chuscos en los que el mexicano bromea con la muerte y tienen una dedicación especial. Los panteones se visitan y se engalanan con flores de cempasúchil (flore de muertos). Algunos de los principales lugares donde se hacen estas celebraciones son: Janitzio, Mixquic y Tláhuac.