Érase una vez una semilla que cayó entre las rocas y no podía salir.

Se puso muy triste y dijo:

– Nunca llegaré a ser una planta, sin tierra, sin agua y sin sol.

Un pájaro oyó a la semilla y fue a ver a la madre tierra.

– La semilla está atrapada entre las rocas y no puede salir.

Entonces, la madre tierra llamó al sol y a la lluvia. Los tres juntos fueron donde la semilla y le dijeron:

Abre tus hojitas

al viento y al sol.

Nacerá tu tallo

una bella flor.

    La lluvia comenzó a caer. La semilla se hundió en la tierra fértil. Tomó la fuerza con el agua y el sol y empezó a germinar.

Las hojas parecían dos ojitos verdes maravillados del mundo. El tallo siguió creciendo y creciendo… De pronto nació un capullo y luego brotó la flor: un círculo con pecas rodeado de pétalos amarillos.

¡Aquella flor tan hermosa era un girasol!

(Isabel Freire de Matos)

Haz clic en las imágenes para acceder a las fichas.

 

2

Sobre el autor

Soy Jenniffer Germosen; dominicana, viví 10 años en Japón, trabajé 4 años en el Colegio Multilingüe Hispano Japonés en el área de educación infantil y primaria. Actualmente vivo en Perú estoy casada y soy madre de dos princesas maravillosa que me regaló Dios. Ahora me dedico a educar a mis pequeñas y compartir mi experiencia en el área educativa a través de mi blog Material de Aprendizaje. Sígueme en instagram https://www.instagram.com/jenniffergermosen/

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.