LOS PANECILLOS DE PASAS

Una vez, un padre le dijo a su hijo:

-Por favor, vete deprisa al correo y tráeme treinta sellos.

Y la madre añadió:

-Ve a la panadería y compra tres panecillos de pasas.

El niño salió corriendo con el dinero.

Como el correo estaba cerca, se quedó un ratito a jugar en la calle con unos niños.

Luego fue corriendo al correo y compró tres sellos.

Después fue a la panadería y compró treinta panecillos de pasas.

Al llegar a casa, el padre se echó a reír y dijo:

-Bueno, pues ahora pegaré panecillos de pasas en mis cartas.

Y la madre también se echó a reír.

Prepararon la merienda y comieron tantos panecillos de pasas que tuvieron dolor de tripa.

Úrsula Wolfel

6

5